Tu trabajo ideal te espera

Más de 1000 vacantes disponibles.

5 malos hábitos que puedes volver positivos para la oficina – LED

5 malos hábitos que puedes volver positivos para la oficina

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
5 malos hábitos que puedes volver positivos para la oficina

Para incrementar tu productividad en el trabajo acá te presentamos los 5 malos hábitos que puedes volver positivos para la oficina:

 

Cháchara de oficina

Somos seres sociales, y el contacto con otras personas es importante para ti. Sácale el mejor provecho a los momentos de interacción en la oficina. Cambia tus temas de conversación triviales por asuntos laborales: gestión de equipos de trabajo, clima laboral, actividades recreativas, celebraciones de cumplimiento de metas. Tu jefe y tus compañeros apreciaran tu preocupación por el ambiente en tu trabajo y tú podrás usar tu inteligencia social de manera efectiva y con un propósito clave.

 

Soñar despierto

Tu cerebro funciona muchas veces de formas poco ortodoxas: en la noche no puedes dormir y en el día estas soñando despierto. Esta actividad que realizas casi inconscientemente no tiene por qué perjudicar tu trabajo, sino todo lo contrario. Rompiendo paradigmas, Google incentiva a sus trabajadores invertir 20% de su tiempo en explorar ideas y divagar en sus pensamientos. Imagina recibir una quinta parte de tu sueldo por “no hacer nada”. Esta compañía lo tiene claro: soñar despierto mediante un buen control puede ayudar con la productividad, creatividad y control del estrés (entre muchos otros). Gestiona tus descansos, establece horarios de libertad creativa y deja que tu cerebro trabaje en soluciones disruptivas; siempre ten papel y lápiz a la mano para plasmar tus ideas y que no se pierdan.

 

Perder tiempo en redes

Quítale el apéndice y un riñón a un ser humano y vivirá; quítale su smartphone y entrará en una crisis existencial y apocalíptica. Hoy en día, las pequeñas pantallas que sujetamos son nuestra mayor fuente de comunicación y conexión con el ambiente.
Tu vida social y laboral sí pueden vivir juntas. Usa tu tiempo en redes para conectarte más con tu empresa: Facebook, Linkedin, Instagram, etc. Hay muchas formas para crear un vínculo más fuerte con tu lugar de trabajo, desde simplemente seguirlos, hasta comentar y compartir contenido propio de la marca. Es una situación de “ganar-ganar”: las redes de tu empresa reciben más interacción y tú tienes más tiempo para relajarte mientras que sigues con temas relacionados al empleo.

 

No escuchar a tus compañeros

Muchas veces prefieres mandar mails antes que caminar 3 metros hasta el cubículo de tu compañero para comunicarle algo. Otras veces no quitas los ojos de tu pantalla para responder una pregunta. La interacción digital no reemplaza a la física, son otro tipo de calidad y cumplen funciones distintas. Te recomiendo que hables más y escribas menos; párate de tu silla, ten relaciones cara a cara, escucha a tus compañeros y preocúpate sinceramente por su bienestar. La primera condición para que un equipo de trabajo funcione es que se conozcan los integrantes; relacionándote con ellos encontrarás que pueden ser mucho más productivos en colectivo.

 

Mala gestión del lenguaje corporal y verbal

Más del 90% de lo que comunicas no corresponde al sonido que sale de tu boca. Tu pelo, tu reloj, el tono de voz, tu postura, el baile de tus manos… Hoy en día saber sobre comunicación no verbal es tan útil como leer (o incluso más). Es importante aplicar estos conocimientos en la oficina y tener una conciencia de la comunicación que ocurre a un nivel implícito. Todas las acciones, movimientos, palabras y tonos de voz deben tener una razón de ser y un objetivo concorde con tus metas. Es indispensable gesticular bien y tener movimientos que expresen confianza o determinación en las tareas que realizamos, para no parecer perdidos, flotando en el ambiente. Usa un código de lenguaje más positivo; elimina frases como “No se puede”, “No es factible” o “Lo veo difícil”. Por último identifica tu propuesta de valor y gestiona tu Marca Personal para saber qué quieres comunicar.
Si deseas más información sobre Marca Personal haz clic aquí.

 

Y tú, ¿qué debilidad convertirías en ventaja?

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
Califica el contenido LED

Publicaciones relacionadas

No posts were found for display

About Author

Un espacio dirigido a tu desarrollo y crecimiento personal; fuente de conocimiento e interacción. Enriquece tu visión global, define tu plan de vida y alcanza el balance saludable entre el éxito laboral y tu vida personal.

Comentarios: 5 malos hábitos que puedes volver positivos para la oficina

4 comments found

  1. Anónimo

    Considero el contenido de estos malos hábitos muy educativo en realidad en la oficina es un común denominador esta clase de conductas, pero esta bien saber identificarlas para mejorar nuestros comportamientos.

  2. jorge rodolfo

    Considero el contenido de estos malos hábitos muy educativo en realidad en la oficina es un común denominador esta clase de conductas, pero esta bien saber identificarlas para mejorar nuestros comportamientos.

  3. Ayrton Cesar Cossio

    Interesante artículo, son tips sencillos que deberíamos aplicar con más frecuencia para elevar la productividad y aliviar el estrés.

  4. Pingback: Aléjate de la oficina si tienes estos síntomas – LED

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.