Tu trabajo ideal te espera

Más de 1000 vacantes disponibles.

¡Dentro de unas horas nos vemos, papá! – LED

¡Dentro de unas horas nos vemos, papá!

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
¡Dentro de unas horas nos vemos, papá!

Regreso a casa

Casi y no puedo respirar. Mis latidos cada vez suenan más fuertes. Mi pulso se acelera con cada minuto que pasa. Y es que, ni mi mente ni mi corazón asimilan la idea de que pronto volveré a ver a papá.

Son casi las 11 de la noche, el bus ya está en marcha, rumbo a ver a papá. En el camino, iba recordando… papá y yo hace más de siete años que no vivimos juntos. Hace siete años que dejé mi casa, hace siete años que tampoco escucho su voz al despertar. Recuerdo como si fuese ayer, la conversación que tuvimos durante la última cena en casa: yo no quería partir, no quería despegarme del lado de papá. Ambos, de forma intencional, demoramos en tomar la cena, conscientes de que sería la última vez que estaríamos juntos de ese modo, ambos hablábamos pausadamente, con nuestros corazones estrujados. Yo, al borde de las lágrimas y papá, haciéndose el fuerte y conteniendo las suyas.

Van pasando los minutos y sigo recordando. Papá, cómo olvidar que me educaste, que fuiste mi guía desde que tengo uso de razón, que me cuidabas como si fuera tu más grande tesoro. Recuerdo que mamá iba al trabajo desde muy temprano y eras tú quien se encargaba de hacerme tomar el desayuno, de prepararme para ir al colegio, de peinarme (todos los peinados habidos y por haber, caprichos de una niña de seis años). Padre, salías desde temprano de casa y, al regresar, a pesar de estar cansado, nos dedicabas tiempo a nosotros, tus hijos, incluso sentándote a jugar conmigo y, claro, también me guiabas – aunque a regañadientes – en las tareas del colegio para tener un mejor rendimiento. Gracias a tus exigencias, papá, aprendí a leer perfectamente a los cinco años, y a no tener permisos de salidas de juego si es que no te recitaba la tabla del 5 o del 6 y así, hasta llegar a la tabla del 12.

diadelpadre2

Casi es medianoche y me pongo a pensar en que un padre es la perfecta creación del más grande arquitecto celestial: es fuerte y dulce a la vez, tiene la firmeza y mansedumbre suficientes, y sobretodo, sabe dar buenos consejos. Es justo en momentos decisivos, es alegre y comprensivo en los momentos tiernos. Tiene la fuerza del hierro y un corazón tan suave como el mismo algodón. No es fácil la tarea de ser padre, pero tampoco es imposible si se pone amor en ello. La labor de un padre es la de ser justo y recto, perdonar y corregir con paciencia, y lo más importante, estar dispuesto a sacrificarse por los suyos y dirigirlos con su ejemplo. Tener hijos no lo convierte a uno en padre, del mismo modo en que tener un piano no lo vuelve a uno pianista, es duro ser un padre de verdad. Poco a poco voy quedándome dormida, pensando en que ser padre no solo es cuestión de dar la vida, sino también es hacer todo lo posible e imposible por ver felices a los hijos siempre, entregarles todo su amor.

Los rayos del sol se reflejan en la ventana del bus, despierto y veo la hora: son casi las seis de la mañana. ¡Qué felicidad, ya solo falta un par de horas para ver a papá! La espera se hace más corta y la emoción que me embarga, crece más y más. Gracias, padre, por educarme y por formarme. Gracias por regañarme y castigarme cuando más lo merecía, y también gracias por halagarme y felicitarme. Gracias por darme confianza y por estar siempre a mi lado. Si hace siete años dejé la casa – nuestra casa – hoy estoy muy feliz de haberlo hecho, porque gracias a ese sacrificio – nuestro sacrificio- hoy soy quien soy y tengo el lugar que tengo. Todo te lo debo a ti, papá. Eres mi principal motivo para luchar y salir siempre adelante, tal como lo fui yo para ti, en épocas antañas.

Papá, si bien la vida no viene con un manual de instrucciones, tengo la suerte de que la mía vino con un papá como tú.

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
Califica el contenido LED

Publicaciones relacionadas

No posts were found for display

About Author

Un espacio dirigido a tu desarrollo y crecimiento personal; fuente de conocimiento e interacción. Enriquece tu visión global, define tu plan de vida y alcanza el balance saludable entre el éxito laboral y tu vida personal.

Comentarios: ¡Dentro de unas horas nos vemos, papá!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.