Tu trabajo ideal te espera

Más de 1000 vacantes disponibles.

Yo no quiero celebrar el día de la madre – LED

Yo no quiero celebrar el día de la madre

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
Yo no quiero celebrar el día de la madre

Carta a mi madre

¿Celebrar el día de la madre? No, yo no quiero celebrar el día de la madre. ¿Acaso ella tuvo tiempo para mí cuando era pequeña? No, no me dedicó el tiempo que yo quería. ¿Acaso cuando actuaba en las obras del colegio ella me iba a ver? ¿Acaso mi mamá iba a las reuniones de padres? Recuerdo que cuando era pequeña, quien me ayudaba con el uniforme era mi hermana, quien me hacía los peinados era mi padre, quien preparaba el desayuno era mi hermano mayor, quien iba a las reuniones de padres era mi tía. Pero, ¿y mi madre? ¿dónde estaba mi madre? Todos, absolutamente todos, menos mi madre estaban ahí. Entonces, ¿por qué debería de celebrar el día de la madre?. Mi madre no estuvo en esos momentos conmigo, como lo hacían el resto de madres con sus hijos. Veía a mi alrededor y todos -o en su mayoría- estaban madre e hijos, ¿y que había de mí? Mi madre nunca tuvo tiempo para mí.

Por mucho tiempo crecí con estas preguntas a la vez, pero hoy comprendí por qué mi madre no tuvo mucho tiempo para compartirlo conmigo. Mi madre nunca tuvo demasiados entretenimientos, apenas y recuerdo si salía con alguna amiga; de vez en cuando, quizás una vez al mes, veía una película o tomaba algún café. Pero siempre, sin importar a dónde fuera, ella regresaba a casa con comida, imagino la escena, si comía afuera, dividía una porción para ella y el resto para nosotros, sus hijos, por más pequeña que la porción fuese, siempre nos traía algo.

Un par de veces la encontré con los ojos bañados de lágrimas y hoy comprendo el motivo de sus llantos. ¡Pobre mi madre! ¡Tanto sacrificio y yo reprochándole! Creo que mis hermanos y yo jamás podremos pagar la enorme entrega y las penas que tuvo que sufrir por nosotros. Estar en momentos “inolvidables” sin la presencia de mi madre, fue sin duda, una época muy difícil para mí, pero, madre, hoy te entiendo y te agradezco por el sacrificio más grande que hiciste por nosotros, tus hijos. Te privaste de tantas cosas, tantos momentos, de vernos crecer, de estar en mis reuniones de padres, de compartir las comidas conmigo, de recogerme del colegio y de nuestros paseos familiares. Madre, todo lo sacrificaste por mí, por mis hermanos, porque eres una mujer emprendedora, porque luchaste con todas tus fuerzas para sacarme adelante, porque dejaste de comprarte un par de zapatos para poder educarme, porque no me acompañaste en mi cumpleaños número doce, catorce y quince por estar trabajando, madre. Porque si no estuviste con la familia en navidad, en tu propio día, madre, fue porque quisiste y quieres lo mejor para mí.

Gracias a ti estoy en lugar en el que hoy me encuentro, eres una mujer abnegable, bondadosa, que me perdonó incontables veces y me enseñó a perdonar. Tú no guardas rencor, sino amor incondicional. Eres paciente y amorosa, me aconsejas, me sostienes en tus brazos y me abrazas, me hablas y escuchas mis quejidos, me cuidas y me proteges, y sé que siempre contaré con tu apoyo.

Yo no quiero celebrar el día de la madre, yo quiero homenajearte todos los días, hacerte sentir orgullosa de mí y de mis logros, así como yo estoy orgullosa de ti, de lo que has sacrificado y lo que has alcanzado. Madre, hoy no te regalaré una tarjeta ni una cena costosa, sino hoy, y todos los días te recibiré como te gusta: con un beso en la mejilla, con la cena caliente para cuando llegues tarde del trabajo y con muchas anécdotas que contarte en cuanto a mis logros, para así demostrarte día a día que el sacrificio que hiciste no fue en vano. Mi crecimiento y desarrollo personal y profesional, mi querida madre, te los debo a ti. Hoy estoy donde estoy gracias a tu sacrificio, a tu amor infinito, a tu amor de madre, coraje. Culpable eres madre, del éxito que hoy tengo.

¡Ahora soy feliz, madre, porque sé lo que hiciste por mí! ¡Te amo!
Hoy, 14 de mayo, LED le rinde homenaje a los 8 millones de madres del Perú, a esas mujeres –madre coraje-  que luchan día a día por sacar adelante a sus hijos, encaminándolos al éxito.

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
Califica el contenido LED

Publicaciones relacionadas

No posts were found for display

About Author

Un espacio dirigido a tu desarrollo y crecimiento personal; fuente de conocimiento e interacción. Enriquece tu visión global, define tu plan de vida y alcanza el balance saludable entre el éxito laboral y tu vida personal.

Comentarios: Yo no quiero celebrar el día de la madre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.