Tu trabajo ideal te espera

Más de 1000 vacantes disponibles.

No estoy feliz en mi trabajo – LED

No estoy feliz en mi trabajo

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
No estoy feliz en mi trabajo

No estar feliz en el trabajo es algo por lo que casi todos pasan en algún momento de sus vidas.  Algunas veces es, porque te sientes estancado y no tienes posibilidades de crecimiento o bien, tienes un nuevo jefe que sacude tu rutina.

Decirle a tu jefe directo que no estás contento es un poco arriesgado, siempre existe la posibilidad de que piense que estás propenso a buscar otro trabajo o de lo contrario simplemente que vas a renunciar. Sin embargo,  hablar, también, puede generar una mejor visión de ti a tu jefe y podría jugarte a favor con algún ascenso o cambio.

Finalmente es mucho más fácil buscar alguna alternativa viable dentro de tu trabajo antes de comenzar la búsqueda de alguno nuevo. Por último, todo se termina reduciendo en el poder que tenga tu jefe para resolverlo, su comprensión y a la magnitud del problema que presentas para ver que tan complejo puede resultar manejarlo.

Aquí te presentamos una guía para decidir si debes decirle a tu jefe que no te sientes contento en el trabajo.

Sí, cuando puedes identificar el problema y la solución:                                                                                                                                              Esto significa ir con una plan realista de como tú o tu jefe pueden realizar los cambios que te harán más feliz en el trabajo.

No, cuando no estás seguro de lo que quieres:                                                                                                                                                                Has escuchado la frase: ” No me traigas problemas, tráeme soluciones”: aquí es donde se aplica. No entres a esa reunión sin una solución. De lo contrario, solo será una queja y puede terminar siendo perjudicial para ti.

Sí, cuando tu jefe tiene el poder de mejorar  la situación:                                                                                                                                                  Si tu malestar puede mitigarse con un aumento de sueldo, una nueva silla, una ascenso o un cambio de responsabilidades y tu jefe tiene el poder de cumplirlo o la capacidad para solicitarlo, entonces no dudes en comentárselo.

No, cuando tu jefe realmente no puede hacer nada:                                                                                                                                                          Si tu descontento se debe a una política corporativa que no solo te perjudica a ti en lo personal, sino a toda la empresa,  o la toma de decisión de un superior a tu jefe no te beneficio,  por el contrario te perjudico, entonces no hay ningún beneficio comentárselo. Podrías, tal vez en ese caso evaluar si podrías hablar con el departamento de HR.

Sí, cuando tienes un plan de acción:                                                                                                                                                                                      Si tu malestar es tan grande que necesitas decirlo, porque si la situación no mejora vas a renunciar, entonces no pierdes nada, pues tu decisión está prácticamente tomada.

No, cuando tú  trabajo es tú única opción.                                                                                                                                                                           Si necesitas mantener este trabajo a toda costa, mejor no te arriesgues a comentar  tu  malestar. En ese caso trata de buscar una solución por ti mismo, analiza si puedes hacer algún cambio que te genere satisfacción y por ende felicidad. De todas maneras no descartes hacer una búsqueda activa de trabajo.

Sí, cuando tu jefe es de los que apoya a sus colaboradores.                                                                                                                                          Has un seguimiento de como  tu jefe a lidiado con otros caso en el pasado. ¿Ha tenido quejas en su contra, ha despedido a personas que dijeron que estaban descontentas con su trabajo, ha escuchado y respondido cuando algún colaborador a planteado algún problema. Todo ese historial te ayudará a tomar la decisión.

No, cuando tu jefe NO es un aliado                                                                                                                                                                                        Sí tiene la fama de ser poco tolerante con los sus colaboradores, traerle un problema a una persona que históricamente no es comprensivo te da una respuesta antes de si quiera evaluarlo.

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
Califica el contenido LED

Publicaciones relacionadas

No posts were found for display

About Author

Un espacio dirigido a tu desarrollo y crecimiento personal; fuente de conocimiento e interacción. Enriquece tu visión global, define tu plan de vida y alcanza el balance saludable entre el éxito laboral y tu vida personal.

Comentarios: No estoy feliz en mi trabajo

One comment found

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.