Tu trabajo ideal te espera

Más de 1000 vacantes disponibles.

Realmente soy consciente de mi alimentación – LED

Realmente soy consciente de mi alimentación

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
Realmente soy consciente de mi alimentación

Nuestra nutrición es uno de los puntos más importantes a tomar en cuenta al momento de cuidar nuestra salud, desarrollo físico, rendimiento y productividad. Una persona que lleva una mala dieta encontrará dificultades para mejorar su calidad de vida y su capacidad de trabajo irá disminuyendo.

Para algunos nutricionistas, el error más común que cometen los ejecutivos modernos es de no tomarle importancia a sus horarios de comida. “Muchos de ellos salen sin desayunar de sus casas, dejan pasar las horas del almuerzo, comen demasiado rápido o, por estar en almuerzos de negocios, casi que ni disfrutan lo que llevan a sus bocas. A esto hay que agregar que muchos de ellos, por el apuro, se limitan a incluir comidas rápidas en sus dietas.”

Por esto, es muy importante preocuparnos por lo que comemos en la oficina, ya que es uno de los lugares donde pasamos la mayor parte del día. Una dieta equilibrada hace que seamos más productivos en el trabajo y que tengamos energía suficiente para cubrir toda nuestra jornada.

Una alimentación repetitiva o con falta de alimentos indispensables para nuestro cuerpo puede dar lugar a cansancio excesivo, falta de interés por las cosas o irritabilidad. A veces no nos damos cuenta de que no sólo los problemas personales, la falta de sueño y el estrés influyen sobre nuestro bienestar; deberíamos preguntarnos si estamos dándole a nuestro cuerpo lo que se merece cada día para su correcto funcionamiento.

Debido a ello, si quieres potenciar tu rendimiento en el trabajo, te aconsejamos que desarrolles un plan de comidas, este puede ser semanal o mensual, inclusive puedes plantearte llevar comida casera a la oficina para evitar comer todos los días fuera. Cada noche puedes aprovechar el momento de la cena y cocinar una porción extra para llevar contigo al día siguiente. Asimismo, debes tener horas fijas y mantener un control de tus comidas.

Recuerda que debes saber adaptar tu alimentación al tipo de trabajo que llevas, así como a tu edad, género y hasta entorno en el que vives, ya que la actividad intelectual o física repercuten en tus requerimientos energéticos y nutritivos. Por ejemplo, tu dieta debe ser de alto valor calórico si se trata de trabajos de fuerza y de moderado aporte de calorías si realizas labores más de escritorio con menor desgaste físico.

De igual forma, aprovecha las horas de comida para levantarte de tu sitio, no comas en frente de tu computadora. Esto te ayudará mucho para desconectarte y poder disfrutar más de tus alimentos, además de que te llenarás de energía y entusiasmo. También puedes sacar ventaja de ese tiempo para conversar con tus compañeros de oficina y lograr una mayor integración y mejorar el clima laboral. Tu productividad aumentará si te permites tomarte un descanso y te sentirás mejor.

No olvides que una dieta equilibrada y adecuada te ayudará a aumentar tu memoria y mejorará tu capacidad de concentración y bienestar personal haciendo que tu rendimiento profesional se mantenga.

Salud y trabaja van unidos, aliméntate bien y mantén una vida sana para no perjudicarte ni a tu empleo.

 

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
Califica el contenido LED

Publicaciones relacionadas

About Author

Un espacio dirigido a tu desarrollo y crecimiento personal; fuente de conocimiento e interacción. Enriquece tu visión global, define tu plan de vida y alcanza el balance saludable entre el éxito laboral y tu vida personal.

Comentarios: Realmente soy consciente de mi alimentación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.