Tu trabajo ideal te espera

Más de 1000 vacantes disponibles.

7 Estrategias para saber delegar – LED
Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
7 Estrategias para saber delegar

Comparte

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

Ser líder de un equipo o tener cualquier otra posición de autoridad semejante es de extrema importancia. Delegar siempre será un punto clave para maximizar la productividad y cumplir con el volumen de trabajo y plazos establecidos.

El problema es que muchas personas no están dispuestas a confiar su trabajo a los demás, ya que piensan que no podrán hacerlo de la misma forma o simplemente no quieren “perder el tiempo”.

Pero, como cualquier otra competencia, delegar tareas también se puede aprender. Descubre cómo con los siguientes consejos:

  1. Aprende a desprenderte

El mayor problema de los nuevos jefes es la incapacidad de entregar su trabajo a otros. A veces están tan acostumbrados a concluir sus propias tareas que no dejan que otras personas los ayuden o temen que estos no tengan las capacidades necesarias para ejecutarlas con eficacia.

Sin importar las circunstancias, la prioridad debe ser aprender a entregar. Puedes comenzar con pequeños pasos, delegando tareas pequeñas e ir aumentándolas gradualmente conforme la confianza en tu equipo se va fortaleciendo. Recuerda que eventualmente tendrás que desprenderte de tu trabajo si quieres que tu equipo tenga éxito.

  1. Establece un sistema de prioridades

Parte del proceso de delegación implica desarrollar un sistema de prioridades, el cual irá variando en base a la especialización de las personas y el tipo de tareas a ejecutar.

Por ejemplo, puedes dividirla en cuatro categorías dependiendo del grado de esfuerzo o competencias exigidas. De esta manera podrás reconocer las tareas más importantes a delegar y quién es la persona más cualificada para llevarla a cabo.

Con este sistema podrás delegar más eficientemente y economizar mucho tiempo.

  1. Reconoce los puntos fuertes de tu equipo

Como líder tendrás que aprender las sutilezas de los miembros de tu equipo, debes conocer sus puntos fuertes y débiles, incluyendo el potencial de sus competencias. Así podrás identificar quién tiene mejores capacidades para cada tarea.

Por más que parezca un punto obvio, muchos jefes delegan los deberes a las personas menos ocupadas o que se encuentren más cerca de ellos.

También es importante ser consistente. Es decir, si delegas el mismo tipo de tarea al mismo individuo, esto aumentará su aptitud para desarrollarla a futuro.

  1. Siempre da instrucciones

Por más que esto parezca elemental, incluye las instrucciones en cada tarea que delegues. Si tienes preferencias específicas de cómo se debe llevar a cabo, no olvides mencionarlas. Asimismo, si tienes un plazo límite o metas que alcanzar, sé claro al respecto.

La inclusión de estos detalles directos evitará desde el inicio que haya errores de comunicación, promoviendo una mejor ejecución.  Es una estrategia proactiva que será apreciada por tu equipo.

  1. No tengas miedo de enseñar

Que no exista alguien dentro del equipo con las capacidades determinadas para desarrollar alguna de las obligaciones no significa que el trabajo no pueda ser delegado. La mayoría de las competencias pueden ser aprendidas. Por ello, no tengas miedo de enseñar, es parte del proceso de delegar.

Considera el tiempo utilizado como una inversión en el equipo, ya que al transferir estas capacidades estarás abriendo la puerta para poder atribuir tareas similares a las demás personas en el futuro. De esta manera recuperarás el tiempo que “gastaste” enseñando.

  1. Confía, pero verifica

Cuando delegas una tarea es necesario que confíes en el miembro de tu equipo para ejecutarla por sus propios medios, de la manera que considere mejor. Sin embargo, no tengas miedo de ocasionalmente intervenir y verificar si esta se está cumpliendo de acuerdo a lo planeado.

Por ejemplo, si delegaste un trabajo hace una semana que debe ser entregado el día de mañana, confía en que se está llevando a cabo, pero envía un email de verificación para garantizar que no se ha presentado ningún obstáculo en el camino con el que podrías ayudar.

De esta manera respetas a tu equipo y evitas interrupciones innecesarias durante la realización de la tarea.

  1. Pide y da feedback

El feedback es la parte más importante en el manejo de equipo y delegación de trabajos. Funciona en ambos sentidos: Si se cumplieron los objetivos propuestos con las tareas que designaste, hazlo saber públicamente, agradeciendo y elogiando genuinamente. De igual forma, no temas hacer críticas constructivas si ese no fue el resultado.

Por otro lado, invita a los miembros de tu equipo a compartir sus pensamientos sobre tu liderazgo, esto te ayudará a aprender a delegar.

Sigue estos simples pasos y deja de sobrecargarte de trabajo. No olvides que está en tus manos la productividad y satisfacción de tu equipo. ¡Tú puedes!

Comparte

Califica el contenido LED

Publicaciones relacionadas

About Author

Comentarios: 7 Estrategias para saber delegar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares