Tu trabajo ideal te espera

Más de 1000 vacantes disponibles.

Negociando tu futuro: 8 tips para aterrizar tus expectativas salariales – LED

Negociando tu futuro: 8 tips para aterrizar tus expectativas salariales

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
Negociando tu futuro: 8 tips para aterrizar tus expectativas salariales

Comparte

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

Definir tus expectativas salariales y negociar tu sueldo dentro del proceso de reclutamiento y selección, es una de las cuestiones más complicadas, pues dentro de este cálculo intervienen muchas percepciones, expectativas y necesidades, tanto tuyas, como del reclutador y las organizaciones. Con estos 8 tips te ayudaremos a estar preparado y abordar favorablemente la conversación o entrevista cuando llegue el momento de la verdad.

  1. Investiga
    Tienes que conocer el puesto y la empresa a la que quieres postular. Sobre el puesto debes analizar las competencias requeridas, los beneficios mencionados, la experiencia que hay que tener, la formación académica, entre otros factores. Sobre la empresa tienes que averiguar cuál es la posición que ostenta en su sector, el tamaño, el número de colaboradores, si es una empresa nacional o transnacional, su cultura, su contexto económico, su situación frente al mercado, la tasa de rotación de trabajadores, movimientos recientes del personal, entre otros datos que creas que te darán una mejor referencia del sueldo al que puedes aspirar.

     

  2. Infórmate sobre el sueldo
    No solo es importante que conozcas el puesto y la empresa, sino también a los competidores dentro del sector económico en que se desenvuelven. Investiga cuánto ganan similares posiciones a la que aspiras en otras empresas, los beneficios que estos colaboradores reciben y cuál es su posicionamiento en el mercado laboral. Puedes recurrir, por otra parte, a información que tengan headhunters que conozcas, colegas que trabajan en empresas o posiciones similares, o consultar los rangos salariales por sector que ofrece la entidad estatal referente al Trabajo y la Promoción del Empleo en tu localidad (presencialmente o mediante su página web). Debes de tener al final de esto una visión más aterrizada sobre el mercado laboral y el sueldo promedio que recibe un profesional de tu tipo.Otro dato importante que tienes que considerar es el régimen laboral bajo el que estás siendo contratado y si los beneficios que se te asignan (asignación familiar, descuento por seguro social, pago a AFP) están incluidos dentro del monto salarial de referencia o están por fuera de este.

     

  3. Ten paciencia
    Dentro de la entrevista espera hasta la etapa final, cuando por iniciativa de tus entrevistadores te consulten tus expectativas salariales, ya que lo más recomendable es prioritariamente asegurar el puesto para recién entrar a tocar estos temas, previamente a la firma de contrato o en una reunión específica para negociar el sueldo. No debes tampoco mencionar sueldos anteriores o mostrar tu interés por el aspecto económico.Un error común que también debes evitar, es abordar la negociación del salario en una entrevista telefónica o en el primer contacto por este medio. Recuerda, al menos que los reclutadores pongan las cartas sobre la mesa, limítate a comentar sobre tu experiencia y lo que puedes aportar para que vayas preparando el terreno a una buena oferta salarial. Si sucede lo contrario y los reclutadores requieren conversar sobre tus expectativas, déjalos dar el primer paso, consultando por el presupuesto para el puesto (aunque considera previamente hablar sobre tu recorrido profesional y tus capacidades). En este caso tienes dos opciones: declinar la oferta o esperar a las siguientes etapas para conocer todo lo que el puesto y la empresa ofrecen.

     

  4. Toma la iniciativa
    Si el tema nunca llega a entrar a la conversación, no te queda otra alternativa que tomar el toro por las astas y consultar por la remuneración. Te recomendamos mostrarte principalmente interesado por las oportunidades y beneficios que ofrece la organización, y desde aquí ir abordando poco a poco tus dudas con preguntas como: ¿Cuál es la política salarial? ¿Cuál suele ser el sueldo para un empleado nuevo en la empresa? ¿Cuál es el presupuesto del puesto? Eso sí, toma estas preguntas con pinzas y asegúrate primero, por el clima de la entrevista o la forma de comunicarse de los reclutadores, cuál es la más adecuada de emplear para causar un impacto positivo. Dependiendo de esto puedes ser más o menos directo.

     

  5. Valórate
    Evalúa tus propias expectativas, cuál es lo mínimo que estás dispuesto a recibir de acuerdo a tu currículum, experiencia, tus finanzas personales y estudios. Esto es importante para que te sientas cómodo con el puesto en el futuro. Para ello también tienes que ser autocrítico y considerar si cuentas con los conocimientos y competencias necesarias para aportar positivamente al desarrollo de la empresa. Además, para complementar esto, y si llegaste a una de las etapas finales, procura conocer la valoración sobre tu proceso por parte de los reclutadores. Su percepción es más que relevante, y te das una idea de hasta cuánto más sobre el salario promedio podrías solicitar.

     

  6. Prepárate
    Tú sabes las razones por las que te encuentras activamente buscando trabajo. Sé consecuente con estos motivos, apunta a las empresas que te brindarán este cambio y prepárate para justificar el pago. Ten a la mano tus certificaciones, proyectos y principales logros en puestos anteriores, tu vida profesional o tu experiencia académica. Con este backup, llega con expectativas claras y realistas, y ten una idea concreta del sueldo al que aspiras. Si te encontrabas satisfecho salarialmente en tu anterior trabajo, busca una mejora en el clima laboral o los beneficios; caso contrario, busca las posiciones mejor pagadas en tu sector.

     

  7. Haz un balance
    Para definir un salario satisfactorio tienes que hacer un balance entre la investigación que has realizado de la empresa, el sector y el puesto, y tus necesidades personales. Determina un rango de pago en el que te sientas cómodo y que de espacio a negociaciones con tu futuro empleador.

     

  8. Otros beneficios
    Si la propuesta laboral es de un salario menor al que percibías, o es menor a tus expectativas, o tu reclutador no te da espacio a negociarlo, enfócate en evaluar los beneficios que la empresa podría ofrecerte. ¿Cómo se distribuye el horario? ¿Existe flexibilidad? ¿Se practica Home Office? ¿Qué labores tengo que realizar? ¿Hay proyectos interesantes en mi puesto o área? ¿Qué oportunidades de crecimiento o línea de carrera tengo? ¿Tengo beneficios para mi familia? ¿Algún tipo de ofertas o manutención? ¿Me permiten capacitarme o formarme académicamente? Hazte estas preguntas para reconocer si es que estarías satisfecho con la oferta laboral a pesar del sueldo. Si el puesto te convence pero no estás dispuesto a dar tu brazo a torcer, recuerda a tu entrevistador lo que puedes aportar a la compañía por encima de otros colaboradores, y en ese sentido trata de negociar un bono anual por desempeño o superación de metas./span>

     

 

Situaciones que debes considerar

Márgenes de negociación: Según Diego Cubas, gerente general de CL Selection, el común de las empresas maneja un margen salarial de entre 10% y 15% por encima de la primera oferta para puestos gerenciales, y un margen que puede llegar al 5% para puestos de menor jerarquía.

Empleabilidad: Un candidato pasivo o que tiene trabajo al momento de aplicar a una oferta laboral tendrá mayor capacidad de negociación que quienes tienen mucho tiempo sin laborar o se encuentran activamente en la búsqueda de empleo. Sin embargo, si tienes estas últimas características, trata de no aceptar un sueldo por debajo del anterior que percibías, ya que puedes estancar tus expectativas salariales y de crecimiento en el futuro. No actúes por desesperación, espera más ofertas.

 

Comparte

Califica el contenido LED

Publicaciones relacionadas

No posts were found for display

About Author

Un espacio dirigido a tu desarrollo y crecimiento personal; fuente de conocimiento e interacción. Enriquece tu visión global, define tu plan de vida y alcanza el balance saludable entre el éxito laboral y tu vida personal.

Comentarios: Negociando tu futuro: 8 tips para aterrizar tus expectativas salariales

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares