Tu trabajo ideal te espera

Más de 1000 vacantes disponibles.

El Poder del Networking – LED
Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
El Poder del Networking

Comparte

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

El mercado laboral es más dinámico que hace algunos años. La irrupción de los medios digitales y las estrategias que se desarrollan en estos hacen mucho más sencillo que las empresas puedan satisfacer sus necesidades de talento. Pero, ¿sabías que tú también puedes utilizar estas estrategias a tu favor? Efectivamente, y una de las más eficientes y la que logrará posicionarte positivamente para reclutadores y empleadores, estés activamente buscando trabajo o en espera de mejores oportunidades, es el networking.

Para que empieces a conectar y gestionar tus relaciones con los profesionales presentes en la web o tus redes sociales, es básico que tengas, antes que nada, Presencia Digital:

 

Presencia Habilidades Conducta
Un perfil activo en redes sociales e internet (Facebook, Gmail, LinkedIn, Twitter, portales de empleo, páginas de empleo de empresas, foros de discusión variados). Habilidades para sacar el máximo provecho al uso de internet y dispositivos digitales (smartphone, tablet, laptop). Saber grabar, subir archivos, llenar formularios online y realizar búsquedas. Conocimiento sobre el
adecuado uso de internet
y redes sociales, como la protección de la privacidad y discernimiento para diferenciar el lenguaje utilizado en plataformas digitales de uso laboral del empleado en contextos digitales más amicales.

 

Si tienes presencia digital podrás demostrar a contactos y futuros empleadores que cuentas con las habilidades y el discernimiento necesario para trabajar, producir, relacionarte y comunicarte en entornos digitales. Podrás desenvolverte mejor que el promedio de postulantes y aumentará tu empleabilidad.


Lo siguiente es iniciar directamente con el networking. Tienes que empezar a posicionar tu marca profesional, aumentar tu red de contactos y mejorar tu reputación frente al público de redes sociales e internet. Comienza por la gente que conoces, segméntalos por profesiones, intereses, redes y, si eres más meticuloso, elabora una base de datos con su información principal (celular, correo, experiencia, profesión).

Ahora, tienes que acercarte de la manera más orgánica posible. Seguir páginas o estar presente en grupos relevantes para tu sector y profesión en redes sociales relacionadas al ámbito laboral (específicamente LinkedIn). De esta manera, cuando envíes solicitudes de amistad o invites mediante correo electrónico a conectarse por la red, esta acción no parecerá extraña o atrevida.

Posteriormente, alimenta esta relación compartiendo contenido de valor para estos contactos o el sector en que te desenvuelves (aborda temáticas coyunturales, sobre todo de tecnología, sostenibilidad ambiental o economía), y participa de los contenidos que difunden.

Cuida tu reputación también en el aspecto presencial, ya que tu participación en espacios offline (eventos, conferencias, ferias) repercutirá en tu posicionamiento en medios digitales. En ese sentido, si trabajas para una empresa particular, tienes que ser un ferviente embajador de marca y tener siempre a la mano información sobre tu cultura, la empresa y de contacto. ¿Por qué? Así demuestras el compromiso que tienes cuando estás al frente de un proyecto o en un puesto de responsabilidad, lo que habla bien de ti frente a posibles empleadores y colegas.

En tus redes tendrás que tener tu información actualizada, cuidar que tu imagen no se presente como poco seria o descuidada, y que tus posteos siempre sean elaborados con comunicación asertiva (evitando riñas, criticando constructivamente y buscando el consenso).

En espacios como LinkedIn no olvides mencionar a colegas, empleadores, lugares de trabajo, proyectos, certificaciones, estudios, y otros datos que le suman valor a tu perfil (sobre todo si es información referente a competencias digitales, innovación, etc.). Y, como te mencionamos antes, es importante participar de debates, conversaciones y compartir contenido en grupos, foros o espacios que sean relevantes para tu público, ya sea en redes o en la internet en general.

 

Algunos canales importantes:

  • Si ya tienes una importante experiencia laboral y productos o proyectos destacados, puedes desarrollar un blog personal que reúna este contenido, además de una breve biografía. Incluir esta información mediante la dirección de tu página en tu CV te será útil.
  • LinkedIn: En esta red puedes aprovechar la información personal que actualiza cada miembro, la capacidad de relación y difusión que te permiten los grupos cerrados, los mensajes privados que puedes enviar a profesionales sin necesariamente tenerlos en tu lista de contactos (si es que activas una cuenta premium) y la posibilidad de acceder a anuncios laborales de diferentes empresas. Es más, tú mismo puedes crear un grupo para compartir información de valor referente a un tema relevante para tus colegas, sector o los contactos de tu red en general.
  • Facebook: En esta puedes sacarle el jugo principalmente al posicionamiento que te permite con un público general en un espacio con dinámicas menos formales que LinkedIn (menos intrusivo y de relaciones más distendidas), al envío de mensajes y la creación de grupos y chats, y el acceso a diferentes tipos de eventos o actividades para tu sector o profesión. (sean online y offline).
  • Twitter: Esta red puedes usarla para ser partícipe activo de la coyuntura económica y tecnológica de tu sector y compartir opiniones con distintos actores, lo que te puede brindar cierta autoridad en la red. También te será útil para la promoción de eventos, compartir los contenidos de tus blogs o fuentes de información más relevantes, y seguir contactos que te sean importantes por su trayectoria personal, laboral, académica o por su cercanía a un puesto de tu interés.
  • Hazte parte de comunidades relevantes, laboral, profesional o personal, para tus colegas, profesionales dentro de tu sector y los contactos que te parezcan que te suman más valor en general (por mayor conocimiento, mejor reputación en redes, mejor posición laboral o posición dentro de una empresa). Estas pueden estar dentro de foros o webs específicas que permiten tu registro. Comparte, relaciónate y aporta contenidos de valor.
  • Regístrate y participa en plataformas de crowdsourcing y trabajos freelance, que te permitan conectar con diferentes empresas y reclutadores. En el público de habla hispana dos destacadas son Freelancer y 99Designs.

 

Para tomar en cuenta:

  • Si quieres destacar en redes, aumentar tu reputación o ser un referente para los profesionales de tu sector, tendrás que utilizar una serie de recursos para atrapar su atención y dinamizar tu relación: presentaciones, infografías, fotos, videos, podcasts, webinars, chats. Esto depende de cuánta experiencia y conocimientos tengas. Al iniciar tu vida profesional, apuesta por mantenerte siempre informado y compartir contenido relevante de páginas o autores con autoridad y reputación.
  • Ten un CV diseñado creativamente y con los elementos bien distribuidos. Incluye tu perfil de LinkedIn o blog personal a través de un link o código QR, y no olvides destacar la experiencia profesional, estudios o competencias que tengas y estén relacionadas a la descripción laboral del puesto al que quieres postular. Describe tus puestos anteriores, profesión y estudios de acuerdo a los términos de búsqueda más usados en las ofertas laborales, ya que de esta manera los reclutadores digitales darán más rápido contigo mediante sus buscadores.
  • A la hora de conectar, empieza principalmente por puestos en tu mismo nivel de jerarquía y un subnivel o nivel más, pero no exageres en estos últimos, no querrás mostrarte demasiado interesado o “desesperado” por un contacto que te genere oportunidades laborales. Conecta también con puestos de niveles inferiores.
  • El tema de los mensajes privados es delicado. Hay algunos saludos predeterminados en LinkedIn, por ejemplo, que pueden enviarse en caso de que la persona haya conseguido un nuevo trabajo o sea su cumpleaños que puedes utilizar para hacer acto de presencia de forma respetuosa. Pero igual no te excedas. Por otro lado, no envíes mensajes privados al menos que este contacto haya abierto una oferta laboral y mencione como un canal de contacto su inbox. El principal beneficio de tener estos contactos son los temas en común, proyectos y trabajos en los que pueden llegar a relacionarse, no solicitarles trabajo.
  • Si deseas recomendar a alguien o alguien te va a recomendar (las redes pueden ayudarte a conectar con profesionales en tu nivel de jerarquía o sector que pueden conectarte con los líderes o ejecutivos de primera línea), recuerda hacerlo por los canales formales o los informales que estos te hayan dado la confianza de utilizar. Al momento de hacerlo, bríndales medios de verificación de tu talento o ten a la mano los de tu referido (perfil de LinkedIn, certificados virtuales, CV digital).

Practica el networking y toma la delantera frente a tu competencia, agregando valor a tu candidatura gracias a la tecnología y la gestión de comunidades virtuales.

 

 

Comparte

Califica el contenido LED

Publicaciones relacionadas

No posts were found for display

About Author

Un espacio dirigido a tu desarrollo y crecimiento personal; fuente de conocimiento e interacción. Enriquece tu visión global, define tu plan de vida y alcanza el balance saludable entre el éxito laboral y tu vida personal.

Comentarios: El Poder del Networking

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares