Tu trabajo ideal te espera

Más de 1000 vacantes disponibles.

Hablar de tu exjefe en una entrevista de trabajo – LED

Hablar de tu exjefe en una entrevista de trabajo

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page
Hablar de tu exjefe en una entrevista de trabajo

Comparte

Compartir: Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on LinkedInGoogle+Email to someonePrint this page

En una entrevista de trabajo, el reclutador busca conocer tu experiencia previa en el campo profesional. Pero al ahondar en esta no solo te consultará por aspectos técnicos, estratégicos o meramente operativos de tu función: También querrá saber sobre tu desenvolvimiento en grupo, tu trato con compañeros de trabajo, las relaciones que has construido, las habilidades blandas que tienes y tu relación con las autoridades o líderes de las empresas en las que has trabajado.

De todos estos aspectos, uno de los más difíciles puede ser responder sobre la relación que has tenido con ex empleadores, ya que no siempre se parte del trabajo en las mejores condiciones. Sea tu caso o no, comentar aspectos negativos de tu ex jefe es algo que debes evitar. Por ello, te brindamos algunos consejos para abordar de la mejor manera esta pregunta durante las entrevistas:

  • Prepárate: Y no solo sobre este aspecto. Antes de una entrevista tienes que repasar la información que brindarás y debes asegurarte de tener un adecuado sustento para ciertos aspectos: certificaciones, recomendaciones, reconocimientos, etc. De igual manera, en este caso tienes que hacer un recuento de tus ex empleadores y seleccionar las experiencias más relevantes, enriquecedoras o que han dejado una importante impresión (negativa o positiva) en tu perfil laboral. Recuerda su estilo de liderazgo, el trato hacia ti y tus compañeros, momentos de aprendizaje y si en algún momento tuviste algún conflicto con ellos. Si tienes a tus ex empleadores en tu lista de recomendaciones, ya hiciste un gran avance en tu gestión de contactos y no debes de temerle a esta pregunta.
  • Sé objetivo: Seguramente identificarás alguna diferencia importante que hayas tenido con un empleador. En la entrevista, tienes que dejar de lado cualquier valoración emocional. Analiza la situación previa con la cabeza fría y evalúa los hechos tal como sucedieron. De esta manera, podrás reconocer si en el momento fuiste ofendido deliberadamente o si se trató de una diferencia de posturas que se salió de control innecesariamente. Si fuiste tú quién generó el impase o tuvo la responsabilidad del conflicto, analiza con mayor detenimiento la situación para que puedas explicarla. Eso sí, sé hidalgo al admitir que cometiste un error y preséntalo como una oportunidad de mejora. Si no es necesario, no entres en detalles.
  • Cuida las formas: Sé prudente con las emociones que proyectas en tu lenguaje corporal. Mantente calmado y enfocado en lo que ya has pensado responder. No demuestres molestia o incomodidad frente a las interrogantes del reclutador. Por otro lado, cuida también las palabras que emplees. No utilices palabras soeces, muy confrontativas o valores negativamente algún aspecto de tus jefes pasados. ¿Por qué? Porque el reclutador quiere saber si respetas los acuerdos de confidencialidad con tu anterior puesto de trabajo y si respetarás, en caso luego debas abandonar la empresa, las relaciones que construirás en tu nuevo trabajo. Por otro lado, utilizar adjetivos de valoración negativa puede dejar la impresión de que eres una persona conflictiva, impulsiva, inmadura o con poca capacidad de resolución de problemas.
  • Da un giro positivo: Comenta sobre tus experiencias anteriores partiendo siempre de los aspectos más destacables o positivos. Si el reclutador es incisivo para consultar sobre los conflictos, abórdalos también de esta manera. Por ejemplo, si en tu anterior trabajo tu jefe te hacía trabajar horas extras sin la respectiva remuneración, comenta que su estilo de liderazgo era orientado a las tareas y que impulsaba a todo el equipo a conseguir los objetivos lo más pronto posible. Recuerda que este no es momento para quejas, tu respuesta debe ser lo suficiente para continuar con la entrevista.
  • No entres en detalles: Mientras más te explayes, hay más posibilidad de que se te escape algún comentario o detalle que no quisiste mencionar. De igual manera, puedes generar sucesivas re preguntas por parte del reclutador. Evita dejar cabos sueltos siendo conciso, directo y objetivo.
  • Aborda otros temas: Sin evadir la pregunta, puedes aprovechar la consulta sobre tus anteriores jefes para entrar en detalles sobre asuntos que te interesa resaltar. Por ejemplo, al hablar sobre un jefe muy autoritario, pero con el que alcanzaste buenos resultados, puedes mencionar que tenía un gran don de mando y que gracias a eso lograste objetivos importantes. De esa manera, das paso a profundizar en los proyectos que tuviste a tu cargo, los equipos que formaste, tus metas, etc. Si tomas esta actitud, es probable que tu reclutador prefiera profundizar en aspectos más importantes de tu perfil y deje de lado esta consulta.

Hayas tenido buenas o malas experiencias, la honestidad y el respeto son claves. Recuerda alimentar, construir y gestionar tus relaciones bajo estos valores y así será cada vez más fácil responder esta pregunta tan complicada.

Comparte

Califica el contenido LED

Publicaciones relacionadas

About Author

Un espacio dirigido a tu desarrollo y crecimiento personal; fuente de conocimiento e interacción. Enriquece tu visión global, define tu plan de vida y alcanza el balance saludable entre el éxito laboral y tu vida personal.

Comentarios: Hablar de tu exjefe en una entrevista de trabajo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

shares